Centro SYZ

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Biblioteca Poemas La Hoja Otoñal

La Hoja Otoñal

E-mail Imprimir PDF

Una hoja otoñal repiqueteaba contra la ventana,
una y otra vez en busca de abrigo.
Juan no podía evitar verla y hacerla entrar.
Al abrir la ventana y cruzar el umbral de la casa,
la hoja había "desaparecido",
el verano había llegado.
El invierno despertó, y con él, el otoño siguiente.
Juan se asomó a la ventana,
y vio como la "misma" hoja otoñal,
bailaba en el viento y le saludaba por la ventana.

Última actualización el Miércoles, 16 de Noviembre de 2011 13:41  

Acceso


Un Discernimiento para Ahora

Las personas de este mundo están engañadas. Están siempre anhelando algo—siempre, en una palabra, buscando. Pero el sabio despierta. Ellos escogen la razón sobre la costumbre o tradición. Ellos fijan su mente en lo sublime y dejan que sus cuerpos cambien con las estaciones. Todos los fenómenos son vacíos (wu). Ellos no contienen nada que merezca desearse.
La calamidad alterna por siempre con la prosperidad. Vivir en los tres dominios es vivir en una casa en llamas. Tener un cuerpo es sufrir. ¿Alguien con un cuerpo conoce la paz? Esos que entienden esto se desapegan de todo lo que existe y se detienen en imaginar o buscar cualquier cosa. Los Sutras dicen, “Buscar es sufrir. No buscar en absoluto es la felicidad”. Cuando no buscas nada, estás en el Camino.